Y, al final, llegó el final...

Y, al final, llegó el final...

miércoles, 29 de julio de 2015

sábado, 11 de julio de 2015

sábado, 27 de junio de 2015

miércoles, 24 de junio de 2015

martes, 23 de junio de 2015

Y, al final, llegó el final.

A mis queridos "pequeños amigos".

En este momento se me agolpan un montón de recuerdos en la cabeza que se confunden con sentimientos encontrados. Todo quiere salir a la vez y todo se me atasca.

Me vienen siempre aquellos primeros días en los que veías a aquel profesor que dejaba correr las horas. Más de uno pensaba que había que dejarlo fluir, que así iba pasando el tiempo y de Historia nada de nada. Se frotaban las manos. Ese extraño profesor con camiseta de muñecos y las NB de los cordones amarillos no hacía más que hablar y hablar. ¿Era profesor o monologuista?

Decía cosas sorprendentes como que su asignatura no era importante y que cualquier materia que no nos enseñara a pensar, a opinar y a ser uno mismo era tan inútil como la Historia así vista. Que si querías saber lo que era importante para una persona no había que preguntarle, sino solo mirar a lo que dedicaba el tiempo.

Y cuando por fin comenzó a dar clases pasó lo que pasó: la vida. Un viernes dijo buen fin de semana, nos vemos el lunes... Y sí, nos vimos el lunes, un lunes de tres meses más tarde. La vida nos da sorpresas y nos sorprende: no hay contenedor que pueda contenerla y encerrarla. El futuro es eso que creemos que va a ser y que, tantas veces, es otra cosa.

Pero el profesor volvió a la carga. ¿Las clases? Hombre, Historia lo que es Historia, sí que daba. Eso es innegable. La cuestión no es si la daba, sino cuánto tiempo le dedicaba. Lo importante es aquello a lo que dedicamos el tiempo.

Espero no haber sido para vosotros un obstáculo. Espero que perdonéis tantas veces como no habré sabido tanta Historia como se me presupone. Espero no haber sido demasiado charlatán, de esos que prometen tantas cosas, de esos que generan ilusiones y que luego se desinflan, desilusionan y quedan en nada, dejando esa sensación de vacío y frustración.

Espero, por el contrario, haber sabido llenar vuestras cabezas de pájaros, muchos pájaros multicolor. Porque eso es la vida: como los pájaros, que siempre vuelan siempre se mueven pero nunca sabes de dónde vienen ni adónde van. Son responsables y se dan, se dan a los suyos, pero son libres. Saben distinguir lo importante de lo superfluo, y saben que importante son tan pocas cosas... Los pájaros inspiran ternura y tiene el extraño privilegio de despertar hasta en los hombres la admiración: ¡¡¡¡Saben volar!!!!

¡¡¡Volad, pequeños amigos, volad!!!! Pero volad más alto. Eso sí, nunca voléis solos. Solos no. No perdamos de vista que la vida es entrega, es darse; la vida, mi vida, está en el otro, está en ti. Sé valiente, date sin miedo. Nunca solo. Búscate en los otros. Y si es necesario ve con las riendas tensas y refrenando el vuelo, porque no es lo que importa llegar solo ni pronto, sino llegar con todos y a tiempo.

Momento agridulce el de la despedida. Hoy más agrio que dulce, sí, pero poco a poco, en solo unos días, saborearemos la dulzura: la dulzura de las vacaciones, sí, pero sobre todo la dulzura de haber vivido tanto, de haber vivido un viaje fantástico, de haber encontrado otros otros en lo que darnos.

Por mi parte, ya me conocéis, vuestros nombres tienen una temprana fecha de caducidad -qué le voy a hacer, defecto de fábrica al que no sé poner remedio-, y vuestros rostros terminaran mezclándose en mi cabeza con otros otros pasados y otros otros por venir. Pero eso no importa, porque un día nuestros caminos se cruzarán y desde el otro lado de la calle yo escucharé ese ¡profe! y tú me recordarás y yo te recordaré y me alegrarás el día. Qué demonios.

Hablaremos, claro que sí, y espero saber de vosotros. Y, os aseguro, que me importa un rábano bien fresco que seáis abogados o arquitectos, médicos o ingenieros, artistas o banqueros, directores, jefes o presidentes del gobierno. Qué estupidez: vanidad de vanidades, todo es vanidad. Espero veros convertidos, sencillamente, en buenas personas, en gente que sabe darse, que sabe compartir, en gente contentos con lo que hacen, en gentes que saben servir a los otros. Ojalá encontréis muchos otros a los que daros, muchos otros a los que servir. Sed valientes, no seais timoratos daos a los demás con valentías. No cambiéis el mundo, no, sed valientes y cambiad el vuestro.

Vine septiembre con la mochila llena, todo lo llena que pude. Di todo lo que pude, hasta vaciarla, no supe dar más. Pero cuando ahora en junio la cojo de nuevo, siento que pesa mucho más que antes. Y con lágrimas en los ojos compruebo que una vez más el milagro se ha producido: cuánto más das, más tienes y es que me llevo una parte de todos vosotros en mi mochila.

Desde que en el año 1988 comencé a jugar a los piratas, los alumnos me conocían como el Capitán, el Capitán Barbanegra. Y aunque lo del color vamos a dejarlo, sigo teniendo la enorme suerte de contar curso a curso con tanto pirata en mi barco, a los que espero no haber dificultado y a los que, por qué no, espero haber transmitido un poco de entusiasmo, una gran dosis de ilusión, la satisfacción del deber cumplido y la valentía de intentar ser uno mismo.

Siempre vuestro,

El Capitán.

Mis queridos "amigos pequeños" del 4ºC...

Después del respiro, y de que se me borraran todos los comentarios cuando estaba acabando -cosas de la Informática, ésa señorita capaz de lo mejor y de lo peor-, ahora sí, aquí os dejo mi dedicatoria final.

Un abrazo para todos.









1.      Agustín A.: 5. Uyyyyyy. Trabajaste poco, muy poco, verdad, pero siempre lo reconociste con una sonrisa que tengo grabada en mente. Me alegro de que finalmente todo fuera bien. Un placer.

2.      Johan Steven A.: 5. Cierto que tuviste un año difícil, aunque por momentos tú también te lo complicaste trabajando menos de lo que debías. De todos modos, quién no ha metido la pata alguna vez. Sé que aprovecharás -¡lo sé!- la oportunidad que se te brinda. Siempre se te agradece tu sinceridad y honestidad. Un placer.

3.      Alejandro B.: 6. Hiciste tus cálculos y tus planes y preferiste dedicarte más a otras asignaturas. Es una opción más que respetable y, además, te salió bien. Me alegro. Un placer.

4.      David C.: 3. Lástima. Pagaste tu comienzo titubeante en el que trabajaste menos de lo que debías. Eso te complicó mucho, porque la asignatura, por sí, te cuesta y mucho, y además te veías demasiado presionado por remontar. Al final, todo se te hizo una bola y te viste superado. Ánimo. Un placer.

5.      Carmen Mª C.: 5. Terminaste con un cinco aunque tu trabajo, para mí, no ha pasado desapercibido. Has sido más que trabajadora y constante y mereces mi enhorabuena. Has sabido sacar tu curso y pasarlo bien. Sí, señor, así se hace. Un placer.

6.      Tamara C.: 5. Mi querida protestona de la primera fila. No olvides que los profes hacemos la siguiente regla de tres: un alumno trabaja menos cuanto más dice que trabaja. No lo olvides. Te has dejado ir demasiadas veces y eso te pudo costar caro. El cinco es mucho más ajustado de lo que tú piensas. Un placer.

7.      Marilyn D.: 6. Un seis, premio al trabajo y a la constancia. Echaré de menos tus "profe no me he enterado de nada" al final de la clase. Me alegro mucho de que todo te diera el fruto deseado. Enhorabuena.

8.      Alicia F.: 8. Gran nota para un gran curso, ¿verdad? Te moviste entre la constancia, las risas con Daniel y Alejandro y tu cara de sueño de primera hora de la mañana. Ha sido un placer darte clases.

9.      Noemí G.: 7. Estoy seguro de que alguien no volverá jamás a decirle a un profesor que no le importa recoger los exámenes. Te lo has currado y mucho. Porque soy plenamente consciente del trabajo que has hecho y de que detrás de ese siete hay una persona que le cuesta todo más de lo que parece. Enhorabuena, un placer.

10.  Elena Mª G.: 2. Echaré de menos a la Sta. Me Opongo que, después se transformó en la Sta. Me Da Igual. Sé que te duele el año que has echado y que no estás nada contenta con él. Lo sé, aunque será difícil escuchártelo. De todos modos, que tire la primera piedra el que no haya metido nunca la pata. Y no olvides que se puede salir adelante -¡siempre!- y que lo que espero es que este año quede al final en tu historia personal como una simple anécdota.

11.  Natanael G.: 5. Heil Natanael. Vaya justita que ha ido la cosa, ¿eh? Sé que los has tenido de corbata hasta el final. Cuidado, jugaste al póker con un farol y sin más fichas que las puestas en la mesa. De corbata, normal. No vuelvas a hacerlo, que tu corazón no lo resistiría XDXDXD. Un placer. Y que sepas que, cuando estabas atento, era un gusto darte clases.

12.  Julio H.: 5. Lástima este cinquillo porque debes aspirar a mucho más. No te conformes con ser mediocre. No te conformes. Puedes más. Debes. A por el próximo. Un placer haberte tenido de nuevo.

13.  Raúl H: 3. No pudo ser. Demasiado jugar en la cuerda floja y sin llegar a poner toda la carne en el asador. Cuando uno se deja ir, al decidirse a volver hay que hacerlo consciente de que debe recuperar el terreno perdido. Nunca lo hiciste con determinación. Una lástima.

14.  Daniel O.: 3. Estimado Epi. Demasiado sueño, demasiado queré y no podé, porque eso es lo que te ha pasado que te han podío las falta de ganas. No obstante, yo me lo he pasado más que bien contigo y me alegro de haberte tenido en clase. Un placer.

15.  Cristian O.: 5Estimado Sr. de la Mochila. Qué alivio el día que se abrió la mochila de la esquina y vimos que sí, que había libros. Qué alivio. El cinco, justito, pero cinco con el que sacas un gran rendimiento a lo poco que has hecho. Me quedo con tu tímida sonrisa y tus ojillos mirándome mientras sonríes. Un placer.

16.  Maoly P.: 1.

17.  Andrés R.: 7. Tienes la gran responsabilidad de hacer mucho más, porque puedes. Pero no voy a insistir en esa idea, porque ya la has escuchado de parte de tanta gente hasta la saciedad, ¿verdad? Me quedo con el alumno agudo y avispado, con el alumno atento y observador. Pero, por encima de todo, con el alumno que enchufaba el cañón XDXDXD Un placer haberte tenido en clase.

18.  Raúl R.: 2. Una pena. Al final te pudo la pereza. Tienes que despertar antes de que te domine más y más. Vales mucho más de lo que demuestras y, por supuesto, sé que no te es indiferente lo que te pasa. Mucho ánimo, Raúl.

19.  Álvaro S.: 1. No podemos negar que te lo has pasado bien, pero lástima que no lo compatilizaras con sacar el curso. Sé que ahora te duele, y eso me alegra: lo terrible sería que te fuera indiferente. Ánimo, se puede salir de ahí. Puedes. Un placer.

20.  Ángela S.: 6. Mi pescadera alemana favorita. Esa señorita de mirada fulminante y de gestos inconfundibles. Ha sido un placer tenerte allí al fondo, siempre a contraluz, siempre adivinándote matándome con la mirada. Yo también te odio XDXDXD. Me ha encantado -y mucho- que te crecieras ante la dificultad (tantas veces venía de tus charlas interminables con Elena) y que no tiraras la toalla. Auténtico espíritu alemán. Un placer haberte tenido como alumna.

21.  Sergio S.: 4. Una lástima. No pudo ser. No salió ni de lejos, ¿verdad? El caso es que fuiste de los que reaccionaron cuando hablé de cómo conseguirlo y de cómo era posible. Pero te faltó poner un poco más, poner más determinación. Una lástima que pagaras por el desastroso comienzo de curso.

22.  Manuel S.: 9. Enhorabuena, Manuel. Siempre observador y atento, y con precisiones y aportaciones interesantes. No olvides, no obstante, que debes ser más equilibrado: cuida tus gestos, cuida tus formas, cuida tus relaciones con los otros, de las que también estás llamado a recibir mucho. Lástima que se escapara el diez. Un placer.

23.  Alejandro S.: 8. Estimado Sr. .... Dejémoslo ahí, y vamos a llevarnos bien XDXDXD. Que sepas que me ha alegrado un montón tener la oportunidad de darte clases de nuevo. Eres sencillamente genial. Me encantan tu chispa y tu espontaneidad. Has sido más que constante y trabajador y te llevas una gran nota. Un placer.

24.  Babih T.: 1

Orgulloso...




A mis queridos "amigos pequeños" del 4ºB.

¿Me permitís unas palabras?

4ºB.
NOTAS FINALES
Fecha: 19 junio 2015



1.      María A.: 10. El año pasado te tuve en Ciudadanía, pero me pasaste más desapercibida. En este curso, he tenido el placer de darle clases a esa personita siempre discreta, siempre en segundo plano, pero que siempre estaba dispuesta y que siempre respondía. Tu diez es un premio al trabajo y a la constancia. Enhorabuena, María. Sigue siempre así.

2.      Marta B.: 6. Mi querida, Sta. Protestona. Proponer algo y no encontrarme con la protesta de Marta, es como un desierto sin oasis. Eso sí, cuántas veces, vemos que Marta es la que, de primeras, protesta, pero luego responde. Esa es Marta: rebelde sin causa.

3.      José Antonio C.: 6. Estimado Sr. Yo-no-he-sido. Al final… ¡¡¡Sí!!! Preguntar quién ha sido y ver al fondo a José Antonio encogiéndose de hombros y con cara de no haber roto un plato ha sido un clásico. ¿La culpa? Pues de Claudio y del Ríos, ¿verdad? Al final, detrás de esa imagen de chico que no hace , qué quieres que te diga, sí que haces, haces bastante más de lo que parece… bueno… aunque no siempre… Me he reído un montón contigo. Un placer. Ah, y que sepas que tus aprobados en las otras asignaturas le deben un… montón al tiempo que les dedicaste en Sociales, ¿eh?

4.      María Lutgarda C.: 5. Puffff, al final… ¡Lo conseguiste! Y no siempre estuvo tan claro, ¿verdad? Bueno, al final, tu esfuerzo y constancia dieron su fruto y me alegro. Es verdad que muchas veces te costaba y te liabas, cierto. Pero, bueno, al final un cinco y vamos pa’lante. Chica discreta, pero siempre sincera y fiel. Me alegro, María.

5.      Claudia C.: 8. Estimada Sta. Protesta Pero Es lo Que Hay. Ante todo, gran trabajadora. Otra del club de la protesta. Es un clásico en este grupo. Pero, después, lo hacías todo. Ante todo, lo dicho, gran trabajadora. Este ocho es fruto de tu gran esfuerzo y me alegro. Enhorabuena. Que sepas que para nada ha pasado desapercibido tu enorme esfuerzo que has realizado de forma constante. Sé, y sé bien, que tu nota está muy currada, pero que muy currada. Enhorabuena.

6.      Paula De L.: 1. No te animaste al final. Te pudieron el curso y las circunstancias. A pensar en el curso que viene. Tú puedes. Puedes.

7.      Carmen D.: 6. Estimada Sta. Claro. Tantas veces te cuesta  tanto, ¿verdad? Tantas veces te agobias, tantas veces te ves superada por el curso, tantas veces no sabes por dónde empezar. Sin embargo, si algo te ha demostrado el tiempo (o tú se lo has demostrado a él). Es que con trabajo y constancia se puede. Puedes. Puedes. Claro (tú le pones el tono). Te echaré de menos.

8.      Julia D.: 5. Estimada Michigan: al final te llevaste el cinco. Justito, justito, pero cinco al fin y al cabo. Un cinco con sabor a victoria. No fuiste todo lo constante que la asignatura requería y muchas veces te viste un poco perdida. Cierto. Pero me quedo con la apuesta que hago por ti. Apuesto a que aprovecharás el resultado de este curso para hacerlo valer el año que viene. Disfruta y ojalá te vaya bonito. Un placer, Julia.

9.      María del Carmen F.: 6. Estimada Sta. Cansada. Serás simpre esa chica de aspecto siempre cansado, siempre cansada. Ahí iba ella, pasando día a día sin entusiasmo pero superando el curso poco a poco. Al final, te llevaste lo que buscabas, aunque siempre tendré la sensación de que te pudiste llevar un premio mayor.

10.  Blanca G.: 6. Estimada Sta. Cuanto-más sonrío-más enfadada estoy. ¡¡¡Sí señor!!! Este es el premio a la constancia y al trabajo. Mira que te ha costado. Mira que tantas veces comprender te costaba. Otras veces expresarte. El caso es que tantas veces has insistido en estudiar sin comprender… En fin, lo que nadie puede poner en duda es que dudo que haya alguien en clase que le haya dedicado un mayor esfuerzo a la asignatura. Señorita de la sonrisa, un placer haberte dado clases.

11.  Ana G.: 5. Estimada Sta. Del Pasillo. Al final, el cinco, que no es poco tal como se puso el curso, ¿verdad? Eres la corresponsal del grupo en el 4ºD. Te ha costado, sí, pero lo has logrado. Muchas veces pusiste esfuerzo, pero otras ese esfuerzo no lo fue tanto. Te faltó constancia, aunque al final, aprobado. Un placer.

12.  Iván H.: 6. Estimado Sr. Calculador. Este año el cálculo te salió más justito de lo esperado, ¿verdad? Tienes que aprovechar más tus cualidades y no acostumbrarte a ir a lo mínimo. No me gustaría verte dentro de un puñado de años y ver a alguien mediocre. Ánimo Iván. Un placer haberte vuelto a tener en clase.

13.  Jesús J.: 5. Estimado Sr. Peligro. Vaya cómo te viene el nombre. Si Adán te hubiera puesto el nombre al comienzo de los tiempos, Peligro habría sido el tuyo. Espero que este aprobado te sea útil. Pero la responsabilidad de hacerlo útil es tuya. Esta apuesta por ti debes aprovecharla. No dejes que las circunstancias te dobleguen: este es el verdadero combate. Este es el cuadrilátero de la vida. Un placer.

14.  Judit L.: 5. Estimada Sta. Repetida con Novio. Uyyyyyyyyy. Estimada Sta. De Herrera. Cuidado con tus despiste en el futuro. Has sido un poco como el Guadiana: aparecías y desaparecías. Tienes que ser más constante y dar todo lo que tienes, que, visto lo visto, en tu espléndida intervención en la graduación, es muchísimo. Un placer darte clases. Un placer escuchar tus protestas durante el curso.

15.  Sara L.: 5. Estimada Sta. Repetida con PirSin. Menos mal que terminó el curso, porque otra nota más como la última y… qué cerca quedó el precipicio. Bueno, para mí terminó ese martirio de saber quién era quién. A ver: si en situaciones normales ya me cuesta, con vosotras dos para mí era ciencia ficción, misión imposible o algo así. Me alegro de que todo saliera bien, pero no te la juegues tanto el año que viene.

16.  Noelia L.: 5. Si hubiera que elegir un título para la película de tu curso, yo, sin duda, elegiría el de “Al filo de lo imposible”. Muchas veces callada, mas otras, ausente (más en mente que en cuerpo), has jugado a verlas venir y, al final, te sonrió la suerte. Pero en un futuro no te la juegues: ve a por el toro y cógelo por los cuernos, no lo esperes.

17.  José Antonio M.: 5. Estimado Abuelo de la Clase. Nos hemos reído, ¿eh? Me alegro muchísimo de haberte tenido en clase. Eras un ingrediente básico: ese alumno que te escucha (¡sí escuchaba!), ese alumno que atiende (¡sí atiende!), ese alumno que interviene, que habla y opina. Has sido un gran interlocutor. Es cierto que estudiar lo que se dice estudiar… Pero ya no es momento de eso. Es cierto que, como en el chiste, fallaron el paracaídas americano, el ruso y el francés. Pero bueno, al final, se abrió el último y tomaste tierra… Aunque poco faltó para que aterrizaras con los dientes. Nos hemos reído y mucho, ¿eh? Un placer haberte tenido como alumno. Sé que has aprendido mucho este año y sé que vamos a ver la mejor versión de José Antonio en el Bachillerato.

18.  Leandro M.: 5. Estimado Sr. Enciende-cañón o más conocido como Lean. Si el 5 estaba en 50 puntos, ahí está el tío: 50 puntos. Pá qué sacá más si con eso va sobrao. Ese es el Lean. Sin sofocarse, ¿eh? El tío te llega con los ojos hinchados a las ocho y cuarto, vamos, que se ha levantao a y diez. Ese es el Lean: sin agobios.

19.  Ana N.: 9. Estimada Sta. Fondo de Inversiones. Siempre me pareciste normal, al menos en los primeros días de curso. Claro, estabas ahí sentadita… Pero qué impresión el día que te vi de pie. Soy poco profe pa tanta alumna XDXDXD. Ha sido un placer darte clases, y lo sabes. Un placer por tu atención (aunque, pa qué negarlo: algunos días el profe era un poco plasta). Me ha encantado tu forma de estudiar, de estar en clase. Tienes muy claro lo que quieres, y eso está en tu haber (en sentido contable, de lo que, por lo que quieres, te vas a hartar). Lucha por ello, pero una cosa más: está siempre abierta a disfrutar de tantas cosas que la vida te va a brindar. Con alumnas como tú todo es muy sencillo.

20.  Claudio O.: 7. Estimado Sr. Culpable. ¿Quién ha sido? Valiente tontería de pregunta: er Claudio. Valientemente la comparsa que formabais al fondo de la clase. Me equivoqué contigo cuando en un principio pensé que tenías pinta de no dar un palo al agua. Qué listillo el profe. Bien equivocado que estaba… ¡y me alegro! Has sido un gran alumno y me rindo frente a ti. Un placer haberte dado clases.

21.  Alejandro R.: 7. El turno del Sr. Ríos. Siempre me conquistó tu sonrisa, tu amabilidad y tu honestidad. Nunca fardaste de cuánto he trabajao…Al contrario, con honestidad y sinceridad cuando dices que lo has hecho es así, y cuando no, pá qué negarlo, ¿verdad? Son dos años disfrutando juntos y sabes que siento una especial debilidad por ti (es mentira, pero así cuando los demás lean esto se sentirán jodidos y así la tomarán contigo XDXDXD). Un abrazo, pequeño amigo.

22.  Isabel R.: 10. Estimada Sta. Blancanieves. Sí, para mí siempre serás princesa, responsable, trabajadora, luchadora y valiente. Valiente por saber luchar por lo que quieres (¡¡¡¡hurra por quien no ha escogido Ciencias!!!); luchadora por sobreponerte a situaciones tensas y difíciles; trabajadora por incansable; y princesa porque sí, ¡ea! Espero que me hagas caso y no te aproveches de que no esté para vigilarte: no lo olvides, pon siempre un límite al trabajo, ten equilibrio y sé feliz. Ha sido un honor tenerte como alumna.

23.  Paula R. M.: 6. Sta. Meláncolica. Si hubiera que ubicarte en otro momento (para eso el profe es de Historia –que se note por una vez-) te metería a principios del XIX, entre esas chicas de aire melancólico y nostálgico, ¿o no? Eso sí: Paula no se estresa, no señor. Ella, si algo es, es constante: constante en el trabajo, pero también en el estado de ánimo. Un placer haberte conocido y darte clases.

24.  Paula R. P.: 3. Estimada Sta. Paly. ¿¿¿¿¿Por qué????? Un suspenso tan doloroso como innecesario. El caso es que por un momento remontaste y creí (¡¡¡¡sí lo creí!!!!) que todo podía terminar bien. Pero, al final, no pudo ser. Creo que tiraste la toalla demasiado pronto: te diste por suspensa mucho antes de fuera cierto. Pero ahora toca mirar adelante. Me quedo, como tantos, con la Paly que nos sorprendió el día de la graduación y que, cuando quiere, hace que todo sea posible.

25.  Anabel R.: 7. Estimada Sta. Manirrota o Anabel Malascaídas, como lo prefieras. Te has defendido con uñas y dientes en una parte del curso… Bueno, luego te fastidiaste la mano y te defendiste solo con los dientes, qué se le va a hacer. Has sido luchadora y constante en todo, alguien de fiar… Eso sí, me sé de uno al que tienes más derecho que una vela… y que tiene la suerte de haber dado con alguien como tú. Un placer, Anabel.

26.  Raúl S.: 6. Estimado Sr. Deslenguado. El Raúl está hablando, quién lo deshablará, el buen deshablador que lo deshable, buen deshablador será. WANTED: Se busca valiente capaz de atar esa lengua… ¿Raúl? Ah, sí ese chico que está todo el día a su bola, capaz de hablar 300 palabras por minuto (o más), que protesta y se opone por principio, aunque luego el tío es capaz de saber lo que hacer para aprobarlo todo. Sin duda, nos has dejado algunos de los momentos estelares del año. No pasas desapercibido. Un placer, Raúl.


27.  Sonia S.: 6. Estimada Sta. Vamos A Llevarnos Bien. Sonia tiene esas cosas. Puede ser la más agradable, a veces; otras, dar la imagen de darle igual de todo (pura imagen, ¿verdad?)… Pero a mí me impresiona cuando se enfada. Otros chillan, otros levantan la voz, otros insultan,… Ella… se calla. Y es un silencio que atraviesa. Ha sido un placer tenerte allí al fondo, o al frente, pero eso sí: junto a ese Raúl que no para, o a los Camúñez y compañía. A la chita callando has tenido un buen curso en el que, sin llegar a ser brillante, siempre te has movido, utilizando términos futbolísticos, en la zona cómoda de la tabla.

lunes, 22 de junio de 2015

A mis queridos "amigos pequeños" del 4ºD.

A mis queridos amigos pequeños del 4ºD. Permitidme unas palabras...

Ahora que llega el final, después de una larga travesía que a mí se me ha hecho muy corta, toca echar amarras y dejaros saltar a puerto. El Capitán saltará el último. El Capitán echará de menos a tanto buen marinero. El Capitán echará de menos tantos buenos momentos. El Capitán echará de menos. El Capitán os echará de menos. Os echará de menos. Os echaré de menos. Siempre vuestro, mis queridos amigos pequeños.


4ºD.
NOTAS FINALES
Fecha: 18 junio 2015


1.      Nicolás A.: 7. He disfrutado mucho de ti, Cásper. Serás siempre ese alumno casi traslúcido que, sentado junto a Javi, estabas siempre pronto a cualquier broma, a cualquier chascarrillo. Echaré de menos tu sentido del humor. Creo que, detrás de esa coraza, hay un tipo mucho más sensible de lo que casi todos piensan. Un abrazo.

2.      Inmaculada C.: 5. Todo el mundo no tiene por qué ser una sonaja. Tú serás siempre esa alumna que pretendía pasar desapercibida y de tímida mirada y sonrisa. Sé que el curso te costó trabajo, lo sé, aunque también es verdad, cómo decirlo, que tampoco trabajaste tanto siempre… ¿verdad?


3.      Alejandro C.: 4. Lástima. Estoy seguro de que si hubieras llegado antes, no te habrías quedado descolgado. Me equivoqué: siempre pensé que terminarías aprobando. Siempre lo pensé, pero me equivoqué. Es hora de cambiar de rumbo, Ale. Es hora de ponerse: este descolgamiento debe ser solo provisional. Tiene arreglo. Ponle arreglo.

4.      Joaquín C.: 9. Gran trabajador donde lo haya. Siempre discreto, siempre trabajador. Como alumno, para mí, eres todo un seguro: seguro que estudia, seguro que trabaja, seguro que atiende. Eres un tipo absolutamente encantador. Tu discreción, tu ser siempre correctísimo, te hace una persona agradable donde la haya. Además, creo que no me equivoco si afirmo que poco a poco te has ido abriendo a más gente y te he visto disfrutar mucho más que el año pasado. Ha sido un verdadero placer tenerte de nuevo como alumno. Serás para mí siempre uno de esos a los que llamo mis amigos pequeños. Un placer.

5.      Pablo D.: 10. Sigues siendo un alumno diez. Ahí está el tío: tantas veces sin llamar la atención, sí, pero siempre está ahí. Además me alegra, y mucho, el paso al frente que has dado este año lanzándote con soltura a hacer exposiciones. No está mal, ¿eh? Se te sigue viendo bastante seguro en todo lo que haces. Sigues creciendo como persona lo que, sin duda, es lo que verdaderamente importa. Después de dos años, sigo sin conocerte un mal gesto o la más mínima protesta. Un placer.

6.      Ofmara F.: 5. ¡¡¡Lo conseguiste!!! ¡¡¡Te lo dije!!!  Todavía recuerdo las veces que te veías impotente cuando no te salían las cosas como querías y estabas tentada de abandonar. Paciencia, paciencia, paciencia. Cuántas veces te puede tu yo… ¡Qué impulsiva! Pero aquí estás: haciendo bueno el esfuerzo del curso y estando a punto de llevarte tu título. Me alegro, y mucho, y lo sabes. Te recuerdo de los primeros días: esa alumna mayor… ¿sería verdad que quería ponerse en serio a titular? Esa es la duda que tienes siempre con alumno que ha repetido ya. Pues con tu trabajo y tu constancia te has encargado día a día de dar respuesta y despejar la duda. Enhorabuena!!!

7.      Fu Yu: 6. Ah, esa alumna que no quiere ni pa’tras que le pellizques el moflete. Bueno, me aproveché el día de la graduación, ¿verdad? Ah, soy un maldito traidor. XDXDXD. Hay que ver cómo has ido pasando por encima del curso y eso a pesar de las dificultades que tienes con el idioma. Y es que muchas veces, como trabajas tanto, casi nos haces olvidar que el idioma te cuesta. Chica discreta a la que gusta tan poco, tan poco llamar la atención. Quizás, por eso, tienes una vida paralela que plasmas en esos dibujos increíbles que realizas. Eres toda una artista. Un placer.

8.      Javier G.: 10. ¡¡¡Enhorabuena!!! Al principio, cuando se te mira, uno siempre tiene la duda de si detrás de esa sonrisa hay un alumno con interés o un alumno que se guasea de uno (no sé por qué, porque yo no doy motivo alguno XDXDXD). Pero cuando se te ve moverte, uno se da cuenta de que es un lujo tenerte en clase. Muestras un interés más que sincero y, tantas veces, te he visto más preocupado por aprender que por obtener reconocimiento y una nota. Vamos, soy testigo de que en ocasiones has trabajado, cómo decirlo, gratis. Tus chascarrillos con Nico han sido un gustazo durante el año y lo hemos disfrutado. Gracias por ser como eres. Ha sido un placer y una suerte ser tu tutor.

9.      Alfredo G.: 10. Ahí está el tío. Ahí se va con su diez sin despeinarse, como quien no quiere la cosa. Sigues siendo la persona con mejor rendimiento que conozco: máximo beneficio con mínimo esfuerzo. Pero el caso es que no hay quien te pille en un fuera de juego. ¿El plan de estudio? Estar, lo que se dice estar, estaba ahí, sí señor. Y así todo. Una lástima que seas bético, cachis. Algún defectillo tenía que tener el tío. Me quedo con tu sonrisa y con el tío que supo hacer todas las exposiciones posibles… ¿por qué sería? Un abrazo y un placer.

10.  Carlos G.: 8. Carlos es Carlos. Y con eso está dicho tó. Eres una buena persona. Un hombre bueno. Eres veraz y sincero. Te tiras a la piscina y, cuando no hay agua, aceptas el coscorrón. Reconoces los errores con facilidad, lo que dice mucho de ti, de tu nobleza. Te lo has currado un montón, porque esa es otra de tus características: trabajador. Y, por último, como amigo no tienes precio: amigo de tus amigos. Ha sido un placer conocerte. Se me olvidó preguntarte: ¿cómo fue el campeonato del fin de semana?

11.  Ana L.: 1. Lástima. Todo empeoró cuando la pelirroja se puso el pelo azul…

12.  Samuel L.: 10. ¿Karpov o Kasparov? Difícil elección. Con qué quedarme de ti. No lo sé tampoco. Tu atención, ejemplar: eres capaz de quedarte con lo que se explica al vuelo. Pero eso no es magia: la atención requiere esfuerzo. También destaca el que sepas extraer lo fundamental de las cosas, lo cual tampoco es magia: requiere entrenamiento. Estudias para un diez. Eso sí, con lo que llevas asimilado de clase y con el esquema previo, tienes medio examen preparado de por sí… Y así podría seguir. ¿Qué decir? Que eres el ejemplo del trabajo bien hecho. Por encima de todo, como buen ajedrecista, yo destaco de ti dos cosas: tu capacidad de análisis y el ser tan observador, lo que se ve en tu mirada penetrante. Un placer haber sido tu tutor.

13.  Lucía M.: 9. Estimada (estimadísima) Sta. Colorada. Me inspiras tanta ternura… Echaré mucho de menos tu sonrisa y tu aprecio. Es verdad que eres una gran trabajadora (el resultado no es casual), que siempre estás atenta, que siempre sigues las orientaciones que se te dan (bueno, lo de estudiar leyendo, no siempre), que siempre haces tus tareas,… Sí, pero yo me quedo con la otra Lucía, esa Lucía cariñosa y sincera, esa Lucía que sonríe. Esa Lucía. Todavía recuerdo la sonrisa que me dedicaste el primer día de este curso, cuando tuvimos la suerte de coincidir de nuevo. Con ella me quedo. Un abrazo. Sabes que ha sido un placer haber tenido la suerte de darte clases de nuevo.

14.  Marta Ma.: 8. ¿Marta Mo. O Marta Ma.? Más de medio curso con la misma duda. La chica del archivador perfecto, de las tareas perfectas. La chica del trabajo impecable o, por simplificar, sencillamente del trabajo. Porque, como alumna, sobre todo, has sido una trabajadora increíble. Tus notas han sido ganadas a pulso con una dosis enorme de trabajo. Has derrochado entusiasmo y, a pesar de que muchas veces te costaba, nunca te he visto protestar ni bajar los brazos. Sigue siempre así. Sigue con esa mezcla de inocencia, trabajadora impecable y amiga fiel.

15.  Manuel M.: 6. Cuando te vi por primera vez, sabía que eras de los que lo tendrían más complicado. A lo largo del curso siempre te animé a no desfallecer, porque sabía que para ti el esfuerzo resultaba imprescindible y que no tenías margen de maniobra: como te dejaras ir un poco, corrías el riesgo de descolgarte. Has sido un beneficiado más del tirón académico del curso, cierto. Pero el grupo también ha tenido la suerte de tenerte por compañero: siempre estabas ahí, siempre positivo, siempre se podía contar contigo. Un abrazo. Dejo en ti a otro amigo pequeño. Enhorabuena. Un placer.

16.  Luisa M.: 2. Lástima que no aprovecharas el tirón del grupo.

17.  Marta Mo.: 8. ¿Marta Mo o Marta Ma? Y ahí estaba yo mirando a las dos alternativamente intentando descifrar el acertijo. No daba ni una, hasta que un día acerté y, a partir de ahí, como por arte de magia, no me volvió a suceder. A partir de ese día, se rompió la magia, porque tenía su gracia ese momento diario de duda y ver cómo el profesor era capaz de fallar todos los días en un dilema tan sencillo. Qué quieres que te diga: que he disfrutado teniéndote en clase, lo sabes; que podías aspirar a más, lo sabes; que no siempre te esforzaste lo máximo, lo sabes… Sabes muchas cosas. Académicamente creo que has ido calculando y la cosa te ha ido bien. No has calculado a lo mínimo, pero sí a lo máximo: siempre tenías claro hasta dónde te merecía la pena esforzarte. Morena, ha sido un placer ver esa sonrisa perenne: nevara (ojalá, sin exagerar que esto es Alcalá no el Tibet), venteara, lloviera o hiciera caló, mirar hacia la izquierda era siempre toparse con tu sonrisa.  Ha sido un placer contar contigo como alumna.

18.  Aarón M.: 6. Ay que ver lo que coinciden tus padres con los de Yaiza; creo que harían buenas migas, que me da a mí en la nariz. Intuición masculina. Qué equivocado estaba yo contigo. Cuando en futuros años invite a los alumnos a no prejuzgar, me acordaré de mi relación contigo. Fíjate, ya te lo he dicho alguna vez, que te tenía por graciosillo e irresponsable. Quién me iba a decir que a ese que yo creía irresponsable le terminaría por decir que tenía que trabajar menos. ¡Qué equivocado estaba! Como persona no tienes igual: tu mezcla de timidez y capacidad de trabajo. Ha sido un placer contar contigo.

19.  Yaiza M.: 8. Estimada Lectora rebelde. Siempre dispuesta a trabajar (bueno, a veces, no le hacías asco a que se rebajara alguna tarea, ¿verdad?) Quién te iba a decir lo latazo que iba a ser eso de los resúmenes y esquemas, ¿eh? Con trabajo y constancia has ido salvando el curso, aunque sé que aspirabas más al nueve que al ocho, ¿verdad? No pudo ser. Pero me quedo con el buen sabor de una alumna que trabajó y que está dispuesta a seguir trabajando en el próximo curso. Trabaja tu comprensión de los textos y sé más cauta y más calmada a la hora de expresarte. Puedes hacerlo mucho mejor de lo que lo haces. Seguro. Conforme vaya pasando el tiempo va a irte quedando un cada vez mejor sabor de boca del curso que ya toca a su fin. Un abrazo y un placer.

20.  Iván P.: 10. Resumir tu curso en un simple enhorabuena, visto lo que en ti he visto, es una simplicidad sin perdón de Dios. Cierto que, tal como ya tuve la suerte de conocerte el curso anterior, no me sorprende lo más mínimo. Pero, cómo explicarte. Sabes que me encanta la montaña (uno de esos temas con los que cuando el profe comienza no se sabe cuándo termina) y soy un enamorado, por ejemplo de Cazorla. Allí he ido, sin exagerar un buen montón de veces. Años hubo en los que fui allí más de diez veces. Pues bien, no obstante, apenas conozco un puñado de rutas, porque, una vez me gustaba una, no podía resistir el hacerla una y otra vez. Pues eso eres tú: cierto que ya el año pasado te caté y comprobé que eras un alumno excepcional. Este año no me sorprendes, no, pero me encanta volver a hacer la misma ruta y volver a contemplar el mismo paisaje. Nunca pretendes destacar, pero destacas con tan poco… Nunca te quejas, nunca presumes de lo que trabajas y, encima, dices que todo es fácil. Sí, todo es fácil pero para alguien que se lo tiene muy currado desde hace tiempo. Porque yo he tenido ocasión de conocer gente muy lista, de esos que por su inteligencia llaman la atención y que, sin embargo, en la vida se han perdido. Pues bien, a ti te veo bien encontrado.  Un placer, amigo pequeño, un placer.

21.  Daniel R.: 7. Te he puesto el número 21 para que te diera tiempo a llegar y no llegases tarde (XDXDXD). Me encanta cómo te mueves en el aula, cómo te relacionas con todo el mundo, cómo siempre tienes algo que aportar, cómo siempre eres discreto,… Me encanta. Me encantas. He disfrutado mucho contigo y con todas las bromas que hemos ido contando y que se han alargado a lo largo del curso, y que contigo no han sido pocas, ¿verdad? Sigue trabajando duro, pero aún más duro. Porque ni trabajas tan poco como algunos piensan, ni tanto como tú dices a veces. Eres muy consciente de tus posibilidades y de tus dificultades. Creo que te conoces bien. El futuro está en tus manos: depende de tu esfuerzo y tu trabajo. Un placer, Dani.

22.  María R.: 7. Un segundo año contigo lo considero un privilegio. Ay que ver cómo es la chiquilla: le faltará un puchero, pero tiene su genio, ¿eh? ¿Qué decir de María? Que este año te he visto mucho mayor que el curso anterior, que te he visto muy centrada desde el principio, que te lo has currado más y con más constancia, que has aprovechado todo mucho mejor. ¿Qué decir de María? Que es una chica de éxito, aunque este año he estado colgado: no estoy al tanto de los cotilleos. ¿Qué decir de María? Que es una gran amiga, una gran alumna, una gran persona. Que tras esa apariencia frágil se esconde una persona muy fuerte. María, una alegría haberte tenido de nuevo en clase. Un placer.

23.  Camila R.:  3. A la princesa de la clase. Has sido una bocanada de aire fresco en la clase. Has hecho amigos de todos. Has hecho mejores a todo. Ha sido una suerte, una suerte enorme que cayeras en nuestro grupo. Has conseguido que todos se vuelquen. Siempre enamorada… ¡Qué facilidad! Princesa, sí, pero en Disney no he visto a ninguna princesa que coquetease con tantos príncipes. Un abrazo. Sé feliz. Un placer haberte tenido en clase.

24.  José Luis S.: 6. Cómo has cambiado. Me ha resultado increíble comprobar cómo fuiste el año pasado y cómo eres ahora. Creo que he tenido el privilegio de ver, cómo decirlo, un Pokémon evolucionao (XDXDXD). En serio, has pasado a ser un gran trabajador (increíble), siempre atento (increíble), estudiando con constancia (increíble). ¡¡¡Has salido voluntario para hacer exposiciones!!!! ¡¡¡Grande!!! Me alegro un montón de haberte visto así, de haberte visto crecer. Te has hecho mayor. Un placer.

25.  Cristhian S.: 6. Eres un tío estupendo: todo corazón, eres un hombre bueno. Siempre sincero, siempre optimista. No hace falta decirte cuáles son tus errores y animarte a que los corrijas, porque siempre estás presto a verlos y a corregirlos. Tu sonrisa –sé que suena cursi, pero… ¡es verdad!- ilumina la clase. Hablar contigo es un placer, porque siempre escuchas y siempre atiendes a lo que se te dice. Pero yo me quedo, ante todo, con el Cristhian comprensivo y siempre atento con los demás. Sin duda. Ha sido una alegría haberte conocido.

26.  Eva Taimisí S.: 7. Estimada Eva. Vaaaaale, Taimi. Pasó el curso, y con él pasaron los agobios. Siempre asumías que era lo que había, ¿verdad? El agobio era inevitable. Cuando se te ve planificando con las otras del quinteto de la muerte, teníais más peligro que los cuatro jinetes del Apocalipsis. He disfrutado mucho, mucho, viéndoos maquinar… siempre maquinando. Al final, con tu constancia y tu trabajo, siempre calculando, has sabido llegar al final. Y, al final, verdad, no ha sido para tanto, ¿o no? Un abrazo, una suerte haberte tenido siempre ahí, siempre en primera fila.

27.  Paloma T.: 6. Paloma, Paloma… Esa chica tímida que no se atreve nunca a preguntar y que, cuando tiene alguna duda, manda a Lucía por delante, ¿eh? Esa chica que mira hacia abajo para pedir y lo hace con una voz bajita y dulce, casi sin atreverse. Vales mucho más de lo que piensas. Mucho, mucho más. Sé que todo lo que consigues lo haces con mucho, mucho esfuerzo (bueno, a veces, te dejas ir un poco también, ¿verdad?). Y ahora recibes tu premio. He disfrutado mucho teniéndote siempre ahí.  Ha sido un auténtico placer.


28.  Pablo V.: 1