Calificaciones aquí en el blog.

El poner las notas aquí en el blog viene para dar respuesta a dos necesidades: la primera que el alumno tenga su nota cuanto antes (no solo es de agradecer, sino que, además, hace que la nota sea verdaderamente útil); y la segunda para que los padres, sin duda, también sepan, lo antes posible y a tiempo, cómo marchan sus hijos.

Es por esto que se ruega que no se hagan circular por otros lugares y otros modos para evitar que se saquen de contexto.

No obstante, si alguna familia tiene problemas con conocer las notas de su hijo por anticipado aquí en el blog, no tiene más que hacérmelo saber.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Tema 12. Análisis de documentos. Documento nº 4: el discurso de investidura de Felipe González (1982).




Tema 12. PROPUESTA DE SOLUCIÓN PARA EL DOCUMENTO nº 4.

                Nos encontramos frente a un fragmento del discurso de investidura pronunciado por Felipe González tras ganar sus primeras elecciones generales. Con esta legislatura se iniciaría en España el que, hasta el momento, ha sido el periodo más largo gobernado por un mismo partido en nuestra actual democracia.
Las elecciones generales celebradas en España el 28 de octubre de 1982 fueron fundamentales para la madurez de nuestro sistema democrático. Podríamos afirmar, sin temor a incurrir en exceso, que por primera vez se producía en España un tránsito en el gobierno sin violencias, ni antes ni después de las mismas, y sin que sobre el proceso sobrevolase la sombra del fraude. Es por este motivo, por el que muchos toman este como el fin de la transición española.
Felipe González, en el fragmento que se nos presenta, nos propone una imagen de un gobierno que pretende actuar con firmeza.
Por una parte, firmeza frente a los que intentan boicotear la democracia española desde el terror y chantaje, aludiendo a uno de los problemas más graves del momento: el terrorismo de ETA, que se encontraba en sus años más negros, debido a su pretensión de provocar a la extrema derecha, y que se abriera la posibilidad de que se radicalizase el proceso democrático y, con ello, poder alcanzar sus pretensiones soberanistas.
Pero, por otra parte, y de un modo especial, el discurso se dirige al búnker franquista, a la extrema derecha y a sus intentonas de hacer fracasar el proceso democrático –en la mente de todos estaba todavía muy fresco el 23-F del año anterior-. El relevo socialista en el gobierno era, sin duda, un golpe certero y mortal a aquellos que todavía suspiraban con la posibilidad de retornar al pasado. La victoria del PSOE por una aplastante masa social y el tránsito pacífico desde el gobierno de centro derecha de la UCD a otro de izquierda moderada, hacían ver que en España se superaban los fantasmas de la revancha y se entraba en la normalidad de una dinámica democrática.
En otro orden de cosas, el discurso deja ver a las claras una visión europeísta: el futuro de España pasa por su integración en Europa, más concretamente en la CEE, a lo que el primer gobierno González dedicará todos sus empeños, encontrando el fruto esperado cuando el 12 de junio de 1985 se firmaba el Acta de Adhesión de España a las Comunidades Europeas, siendo ministro de exteriores Fernando Morán.
No obstante, en esa concepción de una España integrada internacionalmente había un escollo: la OTAN. Cuando el gobierno anterior de Calvo Sotelo firmó la integración en ese Tratado liderado por EEUU, la posición del PSOE, defendida por Felipe González, fue claramente beligerante. De hecho, durante la campaña electoral que lo llevó a la Moncloa, González prometió someter la cuestión a referéndum. Ya en el discurso de investidura, y concretamente en el fragmento que aquí nos ocupa, Felipe González sacaba la cuestión a relucir, aunque, por el momento, mantuvo un planteamiento ambiguo: se hablaba de revisión de los tratados firmados, pero manteniendo los compromisos de referéndum.
En efecto, el referéndum se llevaría a cabo, pero, en este caso, el gobierno, y el PSOE, pasaría de la actitud beligerante en contra de la integración de España en la OTAN a la defensa del sí. Por su parte, la Coalición Popular, que hasta el momento había defendido la integración, recomendó la abstención.
En definitiva, con este discurso se inauguraba una larga etapa de estabilidad en España, con la que la democracia se fue asentando.

No hay comentarios: