Calificaciones aquí en el blog.

El poner las notas aquí en el blog viene para dar respuesta a dos necesidades: la primera que el alumno tenga su nota cuanto antes (no solo es de agradecer, sino que, además, hace que la nota sea verdaderamente útil); y la segunda para que los padres, sin duda, también sepan, lo antes posible y a tiempo, cómo marchan sus hijos.

Es por esto que se ruega que no se hagan circular por otros lugares y otros modos para evitar que se saquen de contexto.

No obstante, si alguna familia tiene problemas con conocer las notas de su hijo por anticipado aquí en el blog, no tiene más que hacérmelo saber.

viernes, 31 de enero de 2014

Gracias a todos. Todo es posible.

TODO ES POSIBLE. GRACIAS A TODOS.
Todavía no me creo mucho lo que se ha montado. Hace años que tenía la ilusión de poder correr una maratón completa con Pablo y, parece, que este año puede ser posible. De momento, al final HAY DORSAL. Increíble. ¿Tienes dos  minutos?  Anda, déjamelos y te cuento la historia.

Todo empezó el domingo pasado con la votación para entrar en el sorteo de cuatro dorsales. Ganamos la votación y la cosa pintaba a favor: eran cuatro dorsales para seis personas, pero, como no podía ser de otro modo, perdimos la votación y nos quedamos fuera.

No obstante,  había la experiencia había resultado simpática, viendo cómo había habido tanta gente que se había volcado. Así, sin más, mandamos un agradecimiento a todos.

Pero la cosa continuó y, a partir de ese momento, muchos  os continuasteis moviendo hasta que ayer recibí la llamada de teléfono del jefe de prensa del Maratón de Sevilla, quien, después de informarme de que los dorsales estaban agotados y de que resultaba imposible a estas alturas cambiar la titularidad de un dorsal, nos ofreció a Pablo y a mí un dorsal proveniente de uno de los patrocinadores de la carrera, New Balance. Los responsables de la marca, al enterarse de nuestra historia, renunciaron a uno de los dorsales de su equipo profesional. Bueno, incluso nos van a pasar unas zapatillas y una camiseta para que podamos lucirlas en la carrera. ¿Increíble?

Muchos os preguntaréis por qué este empeño en correr el maratón con Pablo. En primer lugar es sencillo: ¿a qué padre no le gusta compartir experiencias con su hijo?

Hace tiempo que comenzamos a correr juntos y a Pablo le encanta. Ha habido carreras en las que ha estado tranquilo (aunque mientras va bien sentado y erguido significa que está a gusto), pero en otras la ha ido liando durante el recorrido chillando y riendo como solo él sabe hacerlo. Pocas cosas me resultan tan gratas en esta vida que verlo feliz. Somos un equipo: él disfruta, yo disfruto; mientras él se ríe, yo no me canso.

Somos un equipo y corriendo es mi compañero. El correr juntos significa para mí prestarle mis pies, compartir una tarea, es, cómo decirlo, como compartir una actividad con él. Y eso, con un hijo con las deficiencias de Pablo, es un privilegio.

Somos un equipo diferente. Sin duda, muchas veces para correr con él tengo que no mirar alrededor, porque, y lo entiendo, todos se fijan en nosotros. Normal: somos un equipo diferente y yo también miraría. Pero eso le da nuestra carrera otra dimensión, una dimensión con mensaje. Mensaje para las familias con otros Pablos de que, a pesar de las incontables limitaciones que tenemos, hay cosas que sí son posibles y que podemos disfrutar. Mensaje para todos, sobre todo para los jóvenes que nos ven. Soy profesor, y no puedo evitar pensar en ellos. Por pura estadística, algunos de ellos incluso tendrán también hijos con discapacidad y, en cualquier caso, sea o no así, creo que es importante que  vean que hay gente que tiene realidades duras, muy duras en el día a día, y que en esas realidades el disfrute y la sonrisa SÍ tienen cabida, por supuesto que sí.

Yo creo que no hago nada especial, sinceramente creo que hago con Pablo lo que cualquier padre haría con su hijo: disfrutar de él, disfrutar con él.

¿Terminaremos la maratón? Pues, la verdad, es que no tengo ni idea: es un reto. Como muchos sabéis, tengo otros cuatro hijos y, después de lo que ha pasado en estos días, entre risas y bromas me dicen: “Papá, qué presión”. Y es verdad. Yo no sé lo que pasará. Eso sí, si el tiempo lo permite, Pablo disfrutará y yo con él hasta el final, que esperemos sea la entrada en el estadio.

Motivación y ánimo empujando el carro con Pablo ya nos sobra. ¿Fuerzas? Pues no sé, solo sé que soy alguien bastante normalito, aunque una cosa sé: “Todo lo puedo en aquel que me conforta” (Flp. 4, 13). Todo esto es para nosotros un capricho de esos que de vez en cuando se te conceden, un sueño de esos que a veces, sin saber cómo, se ponen a tiro.

Gracias a TODOS, a TODOS, a TODOS por vuestro apoyo, por vuestro cariño.
Gracias también a la organización de la carrera, en especial a Daniel, y a New Balance por el detalle que han tenido con nosotros. Creo que es un detalle que hace que un evento deje de ser meramente deportivo y trascienda a valores muy humanos.


Gracias. Todo es posible.

6 comentarios:

Iván del Nido Macías dijo...

Mucha suerte José Manuel!

javier lopez ruiz dijo...

el triunfo es la recompensa del esfuerzo. Formáis un buen equipo. SUERTE!!!!!!! Auxiliadora

Unknown dijo...

Gracias a todos.

Juan Hernández dijo...

Mucha suerte maestro, llegaras al final, tu puedes!

Anónimo dijo...

en la sala de profesores en el recreo para el papel y el dinero

Andrea de la Rosa dijo...

Mucha suerte maestro!!!
Te lo mereces!