¿Has estado en la Capilla Sixtina? Pincha en la imagen y date una vueltecita sin aglomeraciones...

Nueva página de Selectividad para Historia del Arte.

Se ha renovado la página de Selectividad de Historia del Arte de nuestra web. Actualizada a día de hoy con todas las orientaciones necesarias para la Selectividad de este año 2021.

Roma'2020. Parece mentira....

Roma'2020. Parece mentira....

Calificaciones aquí en el blog.

El poner las notas aquí en el blog viene para dar respuesta a dos necesidades: la primera que el alumno tenga su nota cuanto antes (no solo es de agradecer, sino que, además, hace que la nota sea verdaderamente útil); y la segunda para que los padres, sin duda, también sepan, lo antes posible y a tiempo, cómo marchan sus hijos.

Es por esto que se ruega que no se hagan circular por otros lugares y otros modos para evitar que se saquen de contexto.

No obstante, si alguna familia tiene problemas con conocer las notas de su hijo por anticipado aquí en el blog, no tiene más que hacérmelo saber.

sábado, 28 de marzo de 2020

Día 15 después del día C. Por qué lo llamamos confinamiento cuando queremos decir encierro.

Día 15 después del día C. Por qué lo llamamos confinamiento cuando queremos decir encierro.

Esto empezó mal. Y es que en este examen, desde el principio se notó vio que no teníamos los conceptos claros. Estaban cogidos con pinzas, como cuando te estudiabas el examen la noche antes con un buen termo de café.

El planteamiento inicial, muy confuso: regular tirando a mal, ¿eh? Primero van y nos sueltan que estamos de Estado de Alarma. Pero no te creas que nos lo soltaron así, a bocajarro, qué va. Primero, un par de días antes, nos susurraron: “que viene, que viene”. Y, mira, nos entró un escalofrío… Que todavía se me pone la piel de gallina con lo que nos entró por el cuerpo. Pero llegó el día, y fue decir: “Ya está aquí el Estado de Alarma” y, claro, qué íbamos a hacer: ¡Pues alarmarnos, no te fastidia! ¡A ver qué querías que hiciéramos! Pues, no. Por lo visto la cagamos; porque, por lo visto, cuando se declara un Estado de Alarma lo primero que hay que hacer es no alarmarse, chúpate esa.

¿Cómo te quedas? Dime tú que no estaban los conceptos cogidos con pinzas. Qué digo yo que si no había que alarmarse, ¿por qué no se lo curran un poquito más y lo llaman de otra manera? Qué se yo, ponle “Estado de Vamos a tener más cuidado o algo así, porque verás si le pones “Estado de Alarma”, hijo mío, lo normal va a ser que la gente se alarme.
Pero no te creas que la cosa mejoró mucho después. No veas cómo se pusieron en la tele y en la radio: a todas horas diciendo que no había que preocuparse, que no va a haber desabastecimiento, que no va a faltar de ná, que el suministro está garantizado,… Pero digo yo: Ese tío o tiene legañas como mejillones o no va al Mercadona. ¿Pero no ha visto cómo está todo? A ver, hijo, que esto es el ABC, que cuando te decían aquello de “tranquilo que esto no duele” todo el mundo sabía que venía lo más grande. Y, además, otra cosa te digo: Que todo el mundo sabe lo que le queda a un entrenador de fútbol cuando sale uno y dice que no hay problema y que tiene toda la confianza…

Bueno, ¿y qué me dices de lo de estar todo el día repitiendo que no nos preocupemos con lo que viene después del bicho? Sí, hombre, sí. Es cuando empiezan con el discurso ése de que si somos grandes, que si somos una nación, que si entre todos unidos podemos conseguirlo…. Vamos es que no sé si estoy frente al televisor o en el cine con unas palomitas viendo una superproducción americana. Ahora, agárrate, porque después del discursito en la película van a repartir hasta para el último figurante. Que acuérdate de la que le dieron al Mel Gibson y a su banda después de que se vinieran arriba. Yo ahí lo dejo: cuánto más me dicen que no me preocupe con lo que viene, más claro tengo que alguna torta me voy a llevar. Sólo te digo que lo escuché, fue cuando apareció el bicho en China… No sé por qué tendría que preocuparme, hombre…

Los conceptos no estuvieron claros desde el principio. Todavía se sorprenden de que haya gente que va por la calle. Pero yo no entiendo por qué se sorprenden: ¿Alguien nos ha dicho que hay que estar encerrados? Qué va. Te largan que hay que confinarse. Chúpate ésa: hay que confinarse. Yo no sé tú, pero te aseguro que yo ésa palabra no la había usado en la vida. ¡Confinarse! Vamos a ver. Vamos a tener los conceptos claros: por qué dices confinamiento cuando se quiere decir encierro. ¿No se entiende mejor así? Pues dilo, hombre, dilo.
Ahora te digo una cosa. La gente se está asustando un montón. Y se está asustando porque las cosas no se están explicando bien. Alguien no se ha repasado bien el manual por la letra C: alguien tendría que leerse lo que dice el manual por la letra C de Crisis.

El miedo viene porque no se ha repasado bien la gestión de las crisis. Vamos a ver, vamos a ver que ese tema ya lo hemos dado, ¿eh? Si se hubieran repasado el tema bien, y no vinieran con los conceptos con pinzas, sabrían dar respuesta a los dos grandes miedos que hay ahora:
• Se tiene miedo porque acojona que te digan que no hay material sanitario. Pero la respuesta del manual es elemental: no falta material sanitario, sino que hay un desajuste temporal entre la oferta y la demanda y una desaceleración en las entregas.
• Se tiene miedo porque después va a venir una crisis económica. Anda ya, qué tontería, el manual dice que lo que viene es una época de crecimiento negativo.
En fin, que no puede ir uno al examen con los conceptos cogidos con pinzas. Que luego pasa lo que pasa. Por cierto, cuando todo esto acabe sí que vamos a tener un problema.

Habrá que pensar cómo le levantamos la moral a todos esos a los que se nos ha llenado la boca llamándoles inútiles en toda la cara… Ah, no, no se les dijo inútiles. Disculpadme, esta vez sí se utilizó bien el lenguaje de tiempos de crisis, se dijo lo que se quería decir pero sin decirlo: se les llamó “trabajadores no esenciales”.
La imagen puede contener: una persona, bicicleta y exterior

No hay comentarios: