¿Has estado en la Capilla Sixtina? Pincha en la imagen y date una vueltecita sin aglomeraciones...

Nueva página de Selectividad para Historia del Arte.

Se ha renovado la página de Selectividad de Historia del Arte de nuestra web. Actualizada a día de hoy con todas las orientaciones necesarias para la Selectividad de este año 2021.

Roma'2020. Parece mentira....

Roma'2020. Parece mentira....

Calificaciones aquí en el blog.

El poner las notas aquí en el blog viene para dar respuesta a dos necesidades: la primera que el alumno tenga su nota cuanto antes (no solo es de agradecer, sino que, además, hace que la nota sea verdaderamente útil); y la segunda para que los padres, sin duda, también sepan, lo antes posible y a tiempo, cómo marchan sus hijos.

Es por esto que se ruega que no se hagan circular por otros lugares y otros modos para evitar que se saquen de contexto.

No obstante, si alguna familia tiene problemas con conocer las notas de su hijo por anticipado aquí en el blog, no tiene más que hacérmelo saber.

sábado, 4 de abril de 2020

Día 21 después del día C. Reventaíto…

Día 21 después del día C. Reventaíto…
Llevo días dándole vueltas y sabiendo que había que hacerlo. A ver, más pronto que tarde habría que hacerlo. Y hoy, sin pensarlo… Bueno, más que sin pensarlo, me dio el siroco después de abrir el frigorífico. No podía dejarlo más. Así que se lo dije a todos: Que me voy a comprar.
No sé ni lo que me entró. Es que, solo de pensarlo, después de vestirme y ponerme las zapatillas, me faltó el canto de un duro para dejarlo correr. Y, la verdad, no sé decirte, si era por cansancio, por pereza o porque me daba miedo ver lo que me iba a encontrar. ¿Mira que si todo seguía vacío?
Así que, llegué y entré casi lo hice de puntillas y con los ojos medio cerrados. Vamos, como cuando en la película de miedo te medio tapas los ojos porque todo el mundo sabe que te van a pegar el susto de tu vida.
Y entonces fue cuando…. Pufffff… ¡Sorpresa! ¡Qué alivio! ¡Las estanterías estaban llenas! ¡Había de todo! No me lo podía creer. Todo ordenado con su fruta, sus yogures de todos los sabores, su papel higiénico, sus chocolates… Me pareció una imagen maravillosa… Quién me hubiera dicho hace un mes que ver un supermercado lleno me iba a dar tanta alegría. Pero es que, hijo, hay que ver lo desmejorado que estaba la última vez que lo vi.
Pero qué quieres que te diga, la alegría y el alivio me duraron un momento porque ahí me puse todo ansioso y ...¡Anda que tardé poco en empezar a coger cosas a dos manos y llenar tres carros!
Bueno, no contento con eso, me pasé por otro súper para hacerme con otro “par de cosillas” que me faltaban. Sí, un par es lo que me dije yo: ¡Otros dos carros! ¡Me cachi en diez! Y luego me pasé por pan, claro. Y luego a otro súper porque se me habían olvidado las pilas para los mandos de la wii… ¿Pilas nada más? ¡Que cayó otro carro! ES que, no sé cómo decirte… es como que te cuesta ver las cosas y no cogerlas… Y digo yo una cosa: si esto me pasa con tres semanitas… si aquí llega una guerra…. ¡Qué dices! Aquí no estamos preparados para una guerra.
Oye, pero cómo está la gente de cambiada, ¿eh? Todo el mundo silencioso, calladito, calladito sin querer abrir la boca. Bueno, y de un educado que llama la atención: todo el mundo te cede el paso, si te ven que estás por una calle se dan la vuelta y esperan a que salgas, nadie te atosiga para pagar en la caja… Esta no es mi Sevilla que me la han cambiado, que de verdad que parece que estamos en Alemania.
El caso es que hoy estoy reventadito. Porque, qué quieres que te diga. Lo del confinamiento, éste, si algo tiene, es que es muy cansado. Ya ves, entre el no parar del teletrabajo y el sueño que se va acumulando… ¿Que por qué? ¿Cómo que por qué? Por qué va a ser. Porque empezamos muy bien, muy concienciados con el horario que había que seguir. Vamos, tanto que parecía que hacía falta una bula papal para levantarse un cuarto de hora más tarde. Pero yo no sé cómo ha sido, no sé en qué momento ha pasado, pero hay que ver a la hora que nos estamos acostando. Vamos que, cuando esto acabe, a ver quién nos mete en luz.
Veintiún días que hemos aguantado ya. No está mal. Quién lo diría. Es como ir por media maratón… Y eso me recuerda que cuando atraviesas la media estás en ese punto en que no sabes si mirar todo lo que has dejado ya atrás o si mirar todo lo que queda por delante… Pues que lo que quede por delante que venga, que aquí lo estamos esperando ya con la despensa de nuestro refugio nuclear, que vuelve a estar llena.

No hay comentarios: